Muchas son las ofertas de empleo que te permiten trabajar con gente de todo el mundo, pero desde luego no hay muchos que sirvan de guías, que sean capaces de alcanzar tantos lugares del planeta tierra, y que tengan la preparación de la que consta un crupier de un casino en vivo. Un oficio de casino que contiene una responsabilidad, que es la de acompañar de manera certera a los jugadores en su periplo por los juegos de mesa y de casino, y cuya acción puede repercutir directamente en que el usuario se mantenga atento o se marche a otro lugar. Más complicado y laborioso de lo que puede parecer.

Para los casinos en vivo, esta modalidad de juego es un gran activo y de hecho puede llegar a marcar la diferencia a la hora de elegir un operador u otro. Las mesas de juegos en vivo trasladan al jugador a un salón de juegos real, en el que puede depositar sus fichas desde casa en las apuestas que más desee y observar como sus posibilidades se esconden tras los naipes, óvalos, etc. Es importante para una web de juegos tener bien cuidada esta sección y eso también implica contar con unos buenos repartidores que sean capaces de moverse a la perfección en este ambiente.

De hecho, según los datos de la Dirección de Ordenación del Juego en España (DGOJ), desde el año 2015 las apuestas en directo llevan superando claramente en millones de euros apostados a las apuestas convencionales, mientras que si nos fijamos juego por juego, la ruleta en vivo es la tercera opción en la que el usuario se gasta más dinero después de apuestas deportivas y máquinas de azar. Eso refleja la importancia del casino en vivo, también de la ruleta, y de la importancia del trabajo de esos croupiers que dan su mejor cara frente a una pantalla.

Y aún así no hay tantas secciones en la red de casinos en vivo de los principales operadores activos. Es un camino que siempre cuesta emprender, pero que es una victoria segura. Y para el croupier es una oportunidad de oro de demostrar su valía y de presentarse como una cara más que reconocida frente a millones de personas. Pero como decimos, esos profesionales necesitan tener unos conocimientos previos en el sector y saber comunicar algo. Algo que atraiga al espectador y le invite a quedarse. Se necesitan unas cualidades en las que hay que trabajar para poder destacar.

Los rasgos de un croupier en vivo

 

Un croupier que trabaje en un casino en vivo puede tomar los atributos de aquel que trabaje en una sala de juegos física, sin embargo, necesita también tener otras habilidades. Igualmente no es lo mismo ser croupier de ruleta que croupier de póker, blackjack u otra modalidad. La primera habilidad es la de manejarse bien en frente de una cámara. En una sala de juegos te enfrentas cara a cara con el jugador, algo que hace más fluida la comunicación, pero que también ayuda a que todo sea mucho más natural. La naturalidad a distancia tiene que ser capaz de ponerla el repartidor, además de saber tratar a los clientes.

Y es que hay croupiers que también se encargan de solucionar dudas y problemas que puedan tener los usuarios que están detrás de la pantalla. A través del chat tiene que ser capaz de responder a todas las cuestiones y hacerlo con un tono intermedio. Esto significa que no debe tratar al cliente con mucha frialdad, ni pecando de señorialidad, pero también utilizar un tono desenfadado y que no haga de la experiencia del entretenimiento algo muy serio. En según qué momentos es complicado encontrar ese equilibrio, pero ante todo tiene que reinar el respeto y el ser cordial. Es lo que se pide en todo servicio.

Call Now Button
Abrir chat
1
👋
¿Te gustaría ser croupier?

Entra en www.unasentumanga.com y disfruta de nuestras 4 clases gratuitas.